Para sorpresa de muchos y algo que otros esperaban, Koloman Toth, considerado como una celebridad en su país se colocó como el segundo mejor exponente de un evento al que asisten los mejores del planeta.

Toth, quien comenzó con su entrenamiento a los 25 años, está casado desde hace más de 35, tiene cuatro hijos y ocho nietos, aún destaca a nivel internacional y esta vez obtuvo la medalla de plata en la categoría Super Masters en el evento que se disputa en Las Vegas, Estados Unidos.

Al Olimpia Natural asisten anualmente grandes competidores del fisicoculturismo y el fitness quienes tratan de demostrar su mejor condición física, elasticidad y musculatura.

Toth demuestra que, sin importar su edad, es capaz de competir al más alto nivel.