Mick Schumacher, hijo de Michael Schumacher, sufrió un accidente a más de 160 kilómetros por hora (100 m/h) durante sus primeros ensayos en la Fórmula 4 de Alemania. 

El joven de 15 años perdió el control de su monoplaza en el circuito de Lausitzring y terminó en la grava. Aunque el auto requirió de asistencia técnica, el pequeño Schumacher resultó sin heridas graves. 

El hijo del múltiple campeón de la F1, que solo había manejado karts, llamó la atención gracias a sus aptitudes en el volante, además de la genética que podría haber heredado de su padre. 

Frits van Amersfoot, jefe del equipo del joven, minimizó los problemas de Schumacher de cara al inicio de la temporada el próximo 25 de abril en Oschersleben, Alemania. "Es el comienzo de su carrera y tiene mucho por aprender", sostuvo. 

Michael Schumacher continúa en rehabilitación, luego de sufrir un fuerte accidente a finales de 2013, mientras esquiaba en los Alpes franceses.