A sus 32 años, el defensa Hamilton López no pensó llegar a realizar uno de sus más grandes sueños, vestir los colores azul y blanco, y menos, debutar en una eliminatoria mundialista, pero el día llegó, y dice que le causa intensas emociones.

Devoto de la Virgen de Lourdes, Hamilton cuenta que antes de cada partido, no duda en tomar su rosario, encomendarse a Dios y a la Virgen y agradecer por el privilegio de hacer lo que más le gusta, jugar al futbol.

Hamilton alineó en el once del técnico Iván Sopegno en las últimas prácticas, por lo que puede ser titular.

“Lo convoqué porque tiene un temperamento agresivo, y porque está muy bien, tiene buen juego aéreo y es el mejor de Xela en este momento”, expresó Sopegno, sobre el defensa.

Hamilton López debutará con la bicolor ante Trinidad y Tobago.

¿Cómo te sientes a las puertas del juego?

Muy contento, igual que mi familia, desde que supieron que fui convocado me han animado, este no era solo mi sueño, si no también el de ellos, espero no defraudarlos, ni a la afición, sé que el compromiso que tengo es grande y espero llenar las expectativas.

¿Cuál es tu fe?

Soy muy católico y devoto de la Virgen de Lourdes, siempre a ella le he agradecido muchísimo, y trato de inculcarle a mis hijos el temor a Dios, eso me ha llevado por buen camino.

¿Y qué le has pedido para este partido?

Mucha tranquilidad y serenidad. También humildad cuando estoy bien y sabiduría en momentos difíciles.

¿Qué haces antes de cada juego?

Le rezo a Dios, tomo mi rosario, veo la foto de mi familia, de mi papá, y agradezco a Dios por la oportunidad de jugar al futbol.

¿Cómo te sientes por la convocatoria?

Feliz. Se me eriza la piel solo de pensar en que puedo ser titular; no se cómo reaccionaré cuando escuche el himno nacional.

Hamilton López debutará con la bicolor ante Trinidad y Tobago.

¿Qué sientes de debutar en una eliminatoria?

Me provoca sentimientos intensos. Recuerdo que desde niño tenía este deseo y ahora que tengo la oportunidad de vivirlo no quiero desaprovecharla.

¿Serás titular?

Aún no lo sé, pero si juego los 90 minutos lo haré con todo mi corazón, y si me toca un minuto, lo haré con toda mi vida.

¿Es una gran responsabilidad?

Sí. Y no solo conmigo y mi familia, sino con todo un pueblo (Xela) y un país que sé que me apoya.

¿Cuál es la clave para ganar?

Mucho sacrificio, entrega y concentración los 90 minutos. Debemos poner en práctica lo que hemos trabajado durante la semana.