El pasado fin de semana, Lewis Hamilton sumó una victoria más en la temporada 2015 del Mundial de Fórmula 1. El piloto de Mercedes subió al podio junto con su compañero, Nico Rosberg, y Sebastian Vettel, de Ferrari. Entonces recibió el champán que le dan a los ganadores, pero en lugar de celebrar con sus colegas, prefirió bañar con la bebida a una modelo que se encontraba a su lado.

El gesto de la muer dejó en claro que la "maniobra" del británico no le agradó mucho, pero no le quedó más remedio que fingir una sonrisa y soportar el baño. Sin embargo, momentos después, las críticas comenzarían a caer sobre Hamilton.

En su natal Inglaterra, el piloto fue tachado de "egoísta", "machista" y "provocarle verguenza al Reino Unido" por varias organizaciones feministas, la principal de ellas, "Objet", una campaña dedicada a combatir el sexismo en los medios.

"Las fotografías parecen demostrar que sólo salpica a la mujer, pero el champán está siendo dirigido de forma muy concreta a su rostro, y para mucha gente es evidente que ella no está disfrutando de la payasada. Es una situación difícil para una modelo, ya que seguramente no tuvo más opción que quedarse allí", declaró la líder de "Objet", Roz Hardie al periódico inglés "Daily Mail".

Esta no es la primera vez que Hamilton tiene este tipo de actitudes con modelos. En sus triunfos en la temporada 2014 en los circuitos de España y Austria, otras modelos también "sufrieron" por sus baños de champán.