El gobierno de Grecia aceptó este miércoles la reanudación del campeonato de fútbol a puerta cerrada, después de que fuera suspendido el fin de semana pasado por tercera vez esta temporada con el objetivo de tomar medidas para poner fin a la violencia. 

Stavros Kontonis, ministro de deportes, dio la autorización, precisó la Federación Griega de Fútbol. La Liga y los clubes están de acuerdo en aceptar las medidas para luchar contra la violencia en el fútbol.

"Hoy hemos tenido una larga conversación con los representantes del fútbol y puedo anunciar que a partir de mañana (jueves) habrá una guía para combatir la violencia", declaró Kontonis.

"El gobierno ha decidido que los partidos de la Super League se disputarán este fin de semana sin espectadores", añadió.

El gobierno de Grecia había anunciado el pasado miércoles la suspensión de los partidos de primera división del fin de semana, mientras decidía las medidas que toma después de los incidentes en el duelo entre el Panathinaikos y Olympiakos, entre ellos agresiones, lanzamientos de objetos e invasión del campo por parte de los hinchas.

Fue la tercera suspensión de la competición en la actual temporada. La primera fue en septiembre, después de la muerte de un aficionado en la isla de Creta durante un partido de tercera división. En noviembre también se suspendió luego de una agresión a un árbitro que tuvo que ser hospitalizado.