Nacido en las divisiones inferiores del Barcelona, Gerard Piqué lleva el "ADN culé" en la sangre. El defensa español, además de ser jugador del Barça, es aficionado del equipo catalán por lo que jamás vestiría la playera del Real Madrid, el eterno rival.

En 2004, Piqué se marchó a la Premier League para jugar en el Manchester United, y en 2008 comenzaron a surgir rumores que lo colocaban de vuelta en España. ¿Había interés del Real Madrid? Sí, pero jamás lo consideró.

"¿El Madrid? Nunca se puede decir nunca, pero es que yo soy muy culé y nunca hubiera podido vestir esa camiseta, para mí el Barça siempre lo ha sido todo”, confesó Piqué.

“Hubo algún comentario (sobre el interés del Madrid en él), pero yo estaba muy bien en el Manchester y sólo pensaba en la opción de poder regresar (Al Barcelona), como así fue y salió redondo”, añadió.