Dani Benítez, exfutbolista del Granada, fue sancionado por dar positivo de cocaína en un antidoping del 16 de febrero pasado.

El club le rescindió el contrato y ambas partes guardaron silencio, hasta ahora. El delantero reconoció su error del año pasado y se mostró arrepentido. "Pase una mala racha. Hice cosas que no debía hacer y me junte con personas que no eran las indicadas", indicó el español a la cadena de radio española Onda Cero.

Benítez, de 27 años, explicó que nadie lo obligó a drogarse. "Había bebido mucho y así no podía entrenar. Consumí cocaína porque quería ir a la práctica, pero nadie me incitó. Lo reconozco y sé que me equivoqué", aseguró el futbolista que ahora entrena con el Constancia de tercera división.

Para su mala fortuna, el exjugador del Elche y Mallorca salió sorteado para el control antidoping en el partido entre Granada y Betis, "Tuve mala suerte, pero fue algo momentáneo, se ha hablado de problemas de drogadicción y eso no es cierto", se defendió el futbolista ibérico.

El castigo de Dani Benítez finaliza en 2016, aunque él espera que con un recurso que presentará a la Liga pueda volver antes al terrenos de juego.