El portero Nahuel Guzmán del equipo mexicano Tigres, tuvo una forma muy original de protestar y dejó atónitos a todos los aficionados al quejarse por un cambio del Toluca, cuando disputaban las semifinales de la Liga MX, el jueves. 

Y es que enojado por la "tardanza" en el cambio de los "Diablos rojos", Guzmán se tiró a la gramilla y se quedó "dormido" en pleno encuentro, lo que le valió una tarjeta amarilla.