La violencia volvió a los estadios de fútbol en Argentina. Matías Fritzler, jugador de Lanús, fue agredido por un aficionado de su propio equipo tras la derrota en casa 0-1 ante Argentinos.

Fritzler, de 28 años, fue reemplazado al minuto 54, y una vez finalizado el encuentro, salió de los vestidores con rumbo al autobús del equipo. Fue ahí cuando un aficionado, acompañado de otros dos que ya lo esperaban, lo abordó, y tras una serie de empujones, le dio un golpe en el rostro que lo mandó al suelo y le abrió la ceja, provocándole abundante sangrado.

Entonces, trabajadores del equipo y aficionados presentes detuvieron al jugador para evitar que respondiera a la agresión, mientras el hincha lo seguía provocando. El agresor, de nombre Matías Fadiga, ya fue identificado por el club, que asegura, será expulsado y castigado. 

Todo comenzó cuando Fadiga, durante el partido, le gritó a los futbolistas: “Hijos de p... ganen a Banfield”. Fritzler, con una seña, le dijo que se callara, y el hincha, molesto, bajó hasta el alambrado para discutir con el futbolista a quien le advirtió que lo iría a buscar a los vestidores.