Roach dejó ver que ya tiene planes concretos para acabar con el invicto de 47-0 de Mayweather, cuando ambos púgiles se enfrenten la noche del sábado en un combate de unificación de títulos mundiales de peso welter, largamente esperado y que promete romper todos los récords financieros para este deporte.

"Se puede vencer a Floyd Mayweather si le desbordamos y nunca le damos la oportunidad de hacer las cosas que mejor sabe hacer", dijo Roach.

"Manny está golpeando muy duro, pero quiero que marque más puntos en cada asalto. Creo que podemos ganar una decisión de 12 asaltos", aclaró Roach, entrenador de Pacquiao por más de una década.

Con ello, Roach reveló que su pupilo apostará por la agresividad, y el volumen de golpes. Tomando esto en cuenta, la preparación ha hecho más énfasis en lo físico que en lo técnico, con intenciones de caminar las 12 rondas y llevarse una decisión por puntos.

"Nuestro volumen de combinaciones es muy superior a Mayweather", dijo Roach. "Mayweather espera a que termine su combinación y la lanza hacia atrás con la mano derecha grande o el gancho de verificación, y no vamos a estar allí para eso. Vamos a entrar y salir".

Roach también parece confiar en que Pacquiao será más veloz que Mayweather, y señala que, a sus 38 años, las piernas del estadounidense tienden a pesarle en la segunda mitad de la pelea.

Citó como ejemplo las dos peleas del pasado año contra el argentino Marcos Maidana, en las que recibió varios golpes limpios.

"Las piernas ya no le responden como antes, y lo vimos dos veces el año pasado. Así que tiene que intercambiar más, y eso es lo que queremos", añadió.

Roach ve la tranquilidad con que Mayweather se ha comportado en la promoción de esta pelea, como un signo de que le teme a este combate.

El nuevo Mayweather, que ahora se hace llamar "TBE" (El mejor del mundo), se ha mantenido lejos de la estridencia usual de anteriores peleas suyas.

"Me pregunto si tiene miedo. Tal vez sabe lo que le espera y no quiere alardear", manifestó Roach de Mayweather, quien trae un historial intachable de 47-0.

"En la conferencia de prensa en Los Ángeles, le dije que le íbamos a patear el trasero y no tuvimos una respuesta," recordó el entrenador. "Creo que él se vio obligado, por la presión de la gente, a tomar este combate".

* Con información de agencias