Ataviadas con trajes alusivos a la época, las bellas animadoras de la jornada de la NBA, como siempre, se robaron las miradas y suspiros de los aficionados.

La mayoría de los grupos de cheerleaders optaron por vestir con el tradicional traje de la esposa de Papá Noel.