Los graderíos del estadio Nacional de Santiago lucen este lunes adornados con los colores del "Tricolor", que en estos momentos se enfrenta al anfitrión de la Copa América, Chile.

La creatividad de los aficionados mexicanos no tiene límites, con sombreros charros, caras pintadas, vuvuzelas, banderas, bufandas y tambores animan a su selección a obtener la primera victoria en el torneo, después de que el viernes empató 0-0 frente a Bolivia, que recién derrotó por 3-2 a Ecuador