Una de las pasiones más conocidas de Lionel Messi, sin duda alguna es el fútbol, pero también el astro argentino tiene un gran gusto por los tatuajes y orgullosamente tiene varios en su cuerpo.

El delantero argentino del Barcelona siempre acude con el tatuador Roberto López, quien es el encargado de realizar todo el arte que Messi desea. Precisamente este fin de semana, Leo acudió en compañía de su pareja Antonella Rocuzzo para hacerse un nuevo diseño en su brazo derecho.

Cuando estuvo listo el nuevo tatuaje y a manera de agradecimiento, Lionel Messi tomó los instrumentos y le tatuó un número 10 a Roberto López en la muñeca de su mano derecha, el cual porta en sus camisetas con el Barcelona y la Selección de Argentina. "Es el mejor autógrafo del mundo", dijo López.

En la galería de fotos pueden observar el momento en que Messi dejo el balón y se convirtió por unos momentos en tatuador profesional