El británico Lewis Hamilton dominó hoy de principio a fin el Gran Premio de Fórmula 1 de China, donde se impuso por delante de su compañero de equipo en Mercedes, el alemán Nico Rosberg.

El Ferrari de Sebastian Vettel cruzó tercero la línea de meta del circuito de Shanghái, justo por delante del segundo bólido rojo, el del finlandés Kimi Raikkonen.

Lewis Hamilton impuso su ley durante todo el fin de semana en China, donde ha ganado ya en cuatro ocasiones. El británico, que amplió su ventaja al frente del campeonato mundial, no sólo fue el más rápido en carrera, sino también en la clasificación y en los tres entrenamientos libres.

El actual campeón sumó hoy su segunda victoria del año en tres Grandes Premios y la número 35 de su carrera en la Fórmula 1. Lo único que amenazó remotamente el triunfo del inglés fue el propio asiento de su monoplaza, que se calentó más de lo habitual.

Tras una avería en el Toro Rosso de Max Verstappen poco antes del final de la carrera, Hamilton y sus rivales cruzaron la meta en fila tras quedar la prueba neutralizada por el "Safety Car".

El líder del campeonato afrontará la próxima cita del calendario, el próximo domingo en el desierto de Bahréin, con 68 puntos.