No podría ser mejor año para Cristiano Ronaldo, después de haber ganado casi todo con el Real Madrid.

Y para cerrarlo con broche de oro, fue galardonado en su tierra, en Madeira, Portugal, donde crearon una estatua que mide  3.40m de altura y enaltece los atributos físicos del astro, en específico sus genitales. CR7 estuvo presente en la inauguración de tan peculiar obsequio.

Además, el lusitano recibió el "Cordão Autonómico": la distinción más alta del gobierno regional de Madeira.

El futbolista agradeció el "enorme" reconocimiento y dijo: "No esperaba tener una estatua en vida. Ya les dije a mi familia y a mi hijo que si quieren hacer homenajes que las hagan cuando las personas aún estén vivas [...]La estatua es más bonita que yo. Está muy bien hecha, me encantó".