Desde máscaras hasta pepes para festejar un gol, han sido utilizados por varios futbolistas a lo largo de la historia.

Pierre-Emerick Aubameyang decidió colocarse una máscara de Spiderman en una ocasión y en otra, disfrazarse de Barman, para celebrar goles del Borussia Dortmund.

Carlos Tévez decidió colocarse un pepe en la boca y dedicarle así, el gol a su hijo. En cambió Sebastian Abreu, con el Cruz Azul, se colocó una máscara de calavera.

Samuel Eto'o, con el Inter, festejó con dos bolsas plásticas en las manos. Y Neymar se colocó una máscara de él mismo, y fue expulsado por doble amarilla.

Pero tiempo atrás, estos festejos ya se practicaban. Javi Moreno celebró muchos de sus goles con el Alavés, con un sombrero. Raúl, con el Real Madrid, festejó más de alguna vez, con una capa de torrero.

El nigeriano George Finidi celebraba sus anotaciones con el Betis, con un sombrero de Córdoba. En cambio Marco Materazzi lució una máscara de Berlusconi para festejar un triunfo del Inter ante el Milán.