En la mayoría de disciplinas deportivas, la altura es una ventaja, pero hay quienes no la han sabido aprovechar, y aunque han sobresalido por esa cualidad, no lo han hecho por méritos deportivos.

El basquetbolista Suleiman Ali Nashnush, de Libia, ha sido el atleta con mayor altura en la historia del deporte, llegó a medir 2.45 metros. En la NBA el título de jugador más alto lo comparten el rumano Gheorghe Muresan y el sudanés Manute Bol, ambos con 2.31.