La hermosa Lindsey Vonn se ha convertido en una leyenda del esquí alpino femenino. Recientemente destacó por sus triunfos en dos pruebas del supergigante.

Obtuvo su victoria número 63 en la Copa del Mundo, en Cortina d'Ampezzo, un récord con el que superó a la austriaca Annemarie Moser-Pröll que lo había logrado hacía 35 años, y luego consiguió su triunfo 64, en el supergigante de Saint Moritz.

Vonn suma en su palmarés, dos medallas olímpicas, una de oro, dos campeonatos del mundo, cuatro generales de la Copa del Mundo y 13 Copas del Mundo en diferentes disciplinas.

Pero no todo ha sido color de rosa en su vida, pues ha sufrido golpes, contusiones, caídas, lesiones y momentos amargos por depresión.

Lindsey, quien espera colgarse la medalla de oro en el Mundial de Vail, que se realiza en Colorado, Estados Unidos y que finaliza el 15 de febrero, reconoce que su pareja, el famoso golfista Tiger Woods ha sido un gran apoyo en su carrera.

Vonn es una de las únicas seis mujeres en la historia de este deporte, que ha sido capaz de ganar carreras en cinco disciplinas distintas.