Mientras los mejores tenistas del mundo se debaten en la cancha, en los graderíos los aficionados compiten por ver quién utilizó más su creatividad para llamar la atención.

Rostros pintados, banderas, sombreros y disfraces, son los más utilizados por los fanáticos del tenis, que disfrutan del primer Grand Slam del año, que se realiza en Melbourne.

Mira en nuestra galería de fotos, cómo se divierten.