Después de haber celebrado en el estadio Mateo Flores, el pentacampeonato de Comunicaciones, cientos de aficionados acompañaron al equipo en una caravana que se extendió por unas cuatro horas hasta llegar a El Obelisco.

La fiesta de la afición crema duró hasta la madrugada del domingo.