La Fiscalía Anticorrupción ha pedido dos años y tres meses de cárcel para el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y siete años y tres meses para su predecesor en el cargo, Sandro Rosell, por delitos fiscales y de administración desleal en el fichaje del brasileño Neymar.

Según han confirmado fuentes jurídicas, el fiscal del caso también pide en su escrito de acusación presentado ante el juez Pablo Ruz una multa de 22 millones de euros al Barça, que será juzgado como persona jurídica, más otros 11 en indemnizaciones.

En el caso de Bartomeu, el juez reclama esa pena carcelaria por delitos fiscales y a Rosell le añade un delito de administración desleal por su participación en el fichaje supuestamente fraudulento, por el que el club dejó de pagar a Hacienda 13 millones de euros en 2011, 2013 y 2014.