Derrick Rose, el basquetbolista más importante de Chicago Bulls, la está pasando mal dentro y fuera de la duela.

El pasado 29 de septiembre, el base de los "Toros" se fracturó un hueso de la cara en el primer entrenamiento de su combinado de cara a la temporada 2015-2016. "Se trató de una de esas jugadas en las que hay muchos jugadores disputan el balón, así que no se quien lo golpeó", dijo el alero Taj Gibson.

Por si fuera poco, Rose enfrenta un proceso judicial en el que se defiende de las acusaciones de violación de una exnovia.

La chica que en la demanda se hace llamar "Jane Doe" asegura que en agosto de 2013, Derrick y dos amigos la drogaron y forzaron a tener relaciones sexuales con los tres.

Según la defensa del basquetbolista, el sexo que mantuvieron fue consentido, además de alega que ella al otro día fue a trabajar con normalidad, sin contar a nadie de lo sucedido una noche anterior.

Según la chica, no había realizado una denuncia por "miedo y preocupación" por lo que pensaría su "conservadora familia".