"No habrá compensación financiera, tienen siete años para organizarse": Jérôme Valcke, secretario general de la FIFA, se mantuvo firme este miércoles en Doha frente a los clubes europeos que se quejan por la disputa del Mundial-2022 en noviembre-diciembre.

Aunque la solución de una Copa del Mundo en estas fechas invernales "no sea perfecta, no hacemos nada que pueda destruir el fútbol", defendió el número dos de la máxima organización mundial del fútbol, durante una rueda de prensa del Comité de organización local del torneo.

Esta intervención se produjo después de las recomendaciones del grupo de trabajo sobre el calendario de la Copa del Mundo en Catar, que abogaba por el periodo de noviembre-diciembre. Más concretamente las fechas del 26 de noviembre al 23 de diciembre, según dijeron a la AFP fuentes próximas, deberán ser confirmadas en la reunión del comité ejecutivo de la FIFA en Zúrich el 19 y 20 de marzo.

Este Mundial que se encamina al final del año descoloca a las ligas europeas, sobre todo a la Premier League y su mayor joya, el Boxing Day, cuando se suceden los encuentros entre los grandes clubes ingleses durante todas las fiestas de Navidad.

Richard Scudamore, el jefe de la competición inglesa, declaró el martes "estar muy decepcionado", mientras que el alemán Karl-Heinz Rummenigge, jefe de la Asociación de Clubes Europeos (ECA), pidió que "los clubes" fueran "compensados si está decisión era la final".

Frédéric Thiriez, presidente de la Asociación de Ligas Europeas profesionales (EPFL), preguntado por la AFP, calificó el martes este periodo para jugar la Copa del Mundo como "la peor solución para los campeonatos nacionales europeos".

La polémica continúa, el argumento de la FIFA y de su grupo de trabajo va en otra línea, según fuentes próximas interrogadas por la AFP este miércoles: El descontento de estas ligas no representan a todos los campeonatos europeos, hay otras ligas del viejo continente como las del este y el norte que no juegan en este periodo de tiempo por las bajas temperaturas. La FIFA recuerda que ella trabaja en una visión mundial del fútbol y no solamente en una visión europea.

Más polémicas 

Desde la adjudicación del Mundial-2022 a Catar en diciembre del 2010, las polémicas no han cesado. Una de ellas era las extremas temperaturas, -alcanzan los 50 grados centígrados- del emirato en verano (boreal) cuando se suele disputar la Copa del Mundo. Esto hizo evidente, pese a las promesas catarís de estadios de "alta tecnología", que el evento tendría que cambiar de periodo de celebración.

Los problemas continuaban. Un clima de sospechas sobre la adjudicación del Mundial se cernía sobre Catar. Las acusaciones de corrupción se multiplicaban. Y, la dimisión en diciembre-2014 de Michael García, quien lideró una investigación interna, no hizo más que alimentar estos rumores.

El exfiscal estadounidenses acusa a la FIFA de una presentación "errónea e incompleta" de sus investigaciones. Muchos son los que, como Michel Platini, presidente de la UEFA, o el príncipe jordano Ali bin Al Hussein, uno de los  vicepresidentes de la FIFA, reclaman la publicación del 'informe García'.