A un mes y medio de la elección del nuevo presidente de la FIFA, continúa la caída de los dirigentes de la institución: El número 2 Jerome Valcke fue despedido este miércoles después de ser investigado por un caso de corrupción relacionado con la reventa de entradas en el Mundial 2014.

El comité de urgencia decidió romper el contrato de trabajo de la FIFA con Valcke, experiodista de 55 años y antiguo brazo derecho de Joseph Blatter.

En menos de un mes el futbol mundial ha perdido a tres de sus dirigentes más poderosos. El 21 de diciembre Blatter, presidente dimisionario de la FIFA, y Michel Platini, presidente de la UEFA, fueron suspendidos durante 8 años de cualquier actividad ligada al futbol.

Blatter, de 79 años, y Platini, de 60, fueron sancionados por la justicia interna de la FIFA por un pago controvertido de 1,8 millones de euros del primero al segundo en 2011 sin contrato por escrito por un trabajo de consejero que el francés terminó en 2002. 

Los jueces de la FIFA consideraron la existencia de "un abuso de posición y un conflicto de intereses".

Tras esta decisión Platini renunció a presentarse a la presidencia de la FIFA el 26 de febrero debido a que no tiene "tiempo ni medios" para presentar recursos a una suspensión para la que sí presentará apelación.

Como Blatter, el antiguo capitán de la selección francesa argumenta que su contrato de la FIFA fue oral, un compromiso aceptado en Suiza.

Tras la renuncia de Platini, quedan cinco candidatos en liza: el exmiembro de la FIFA, Jérôme Champagne, el secretario general de la UEFA, Gianni Infantino, el hombre de negocios sudafricano Tokyo Sexwale, el príncipe jordano Ali Ben Al Hussein, y el presidente de la Confederación Asiática, el jeque Salman Bin Ebrahim Al Khalifa.