El centrocampista del Manchester United, Maroune Fellaini fue arrestado por la policía la madrugada del 15 de diciembre por conducir ebrio, según indica el Daily Mirror. Horas más tarde, una prueba realizada comprobó que la cantidad de alcohol por sangre era inferior al límite permitido y fue puesto en libertad.

Antes del incidente, Fellaini formó parte del once titular en el partido en el que el Manchester United derrotó por 3-0 al Liverpool en el clásico inglés.