Si los autogoles de los porteros ya son graciosos, en Jordania ocurrió un accidente que rebasó los límites de lo imaginable. 

El guardameta Mohammad Shatnawi, arquero del Al Faisaly, marcó un tanto en su propia meta... de chilena.

El portero primero atajó un disparo con los pies y después intentó alejar el balón con los pies con una cabriola, pero terminó por mandar el esférico al fondo de las redes. 

El incidente ocurrió en el derbi de Amán entre Al Faisaly y Al Wihdat, que finalizó 3-0 a favor de los rivales de Shatnawi.