Joseph Blatter ha anunciado que no seguirá como presidente de la FIFA, en medio del escándalo de corrupción y la investigación a las que están siendo sometidas altos directivos del organismo. 

A pesar de que había sido reelecto el viernes pasado para un quinto periodo, un acosado Blatter se refirió a “una falta de apoyo del mundo del futbol” en la conferencia de prensa de este martes en Zúrich.

“He decidido dar un paso al costado en relación a la elección porque estoy convencido de que esta es la mejor opción para el futbol. Los desafíos que FIFA está enfrentando no han llegado a su fin”, dijo Blatter. 

Publimetro habló con expertos del “deporte rey” sobre las primeras reacciones a la renuncia de Blatter.

David Faitelson. Periodista deportivo de ESPN Deportes, Estados Unidos

“Europa debería liderar el proceso”

“Hay necesidad de una reorganización completa y enérgica en la estructura de la FIFA. El organismo necesita ser rehecho y para eso era esencial que Blatter se hiciera a un lado. No veía ninguna posibilidad de que la FIFA pudiera emerger de esta crisis con su nombre a la cabeza.

La FIFA debería defender los principios y las reglas del deporte, pero darle más independencia y poder de decisión a las confederaciones continentales. El futbol no puede permanecer bajo el control de un manejo anárquico y absolutista de Zúrich. Los nuevos tiempos demandan que el fútbol sea reorganizado y adaptado al criterio social, económico, político e incluso geopolítico de cualquier nación. El concepto de poder absoluto' no puede tener espacio en la nueva FIFA.

El poder europeo y la fuerza de sus clubes son, últimamente, los sostenedores de la esencia cruda y lo más precioso del 'deporte rey': los jugadores. La creación de un nuevo orden desde los miembros de la UEFA es una de las soluciones más viables de todo el tema. La cuestión, en las partes europeas interesadas, debería ser: ¿Por qué queremos a la FIFA aquí? Si alguien puede liderar una reorganización de la corrupta y frágil FIFA, ese es la unión europea de futbol”.

Martín Avilés. Periodista deportivo de MSN, México

“Se debe crear un nuevo modelo”

“Quedan muchas dudas que deben ser resueltas. Algunos países están contemplando crear una alternativa a la Copa del Mundo, ¡pero el futbol ha ganado! Este cambio corregirá errores viejos y traerá unidad entre las federaciones.

Blatter dio pluridad a los anfitriones de la Copa del Mundo para ganarse la simpatía de esas federaciones que parecían olvidadas. Llevar el torneo a países como Japón, Corea y Sudáfrica fue un éxito. Sin embargo, esta estrategia podría no funcionar dos veces, con Catar, por ejemplo. Blatter ha dado voz a países que estaban silenciados por el movimiento natural de la globalización. Hizo de la FIFA un cuerpo sólido con poder económico y un nivel óptimo de atractivo para las marcas. Casi como en toda dictadura, me atrevo a decir que si hubiera sabido alejarse del poder a tiempo, estaríamos hablando de un mandatario ejemplar en el deporte.

En relación a ‘limpiar’ la imagen de la FIFA para los ojos del mundo, se debe crear un nuevo modelo de gobierno. Este se hará cargo de desarraigar a todas las administraciones que tanto mal le han hecho al futbol. Creo que la nueva FIFA debería tener una estructura que permitiera emular el trabajo hecho por el FBI en investigación, erradicando la corrupción del deporte. Las federaciones del mundo deberían demandar que todo el equipo de Blatter sea estructurado. Y, por supuesto, los culpables deben ser llevados a la justicia para que sean castigados”.

Andrei Malosolov. Periodista, experto en fútbol, Rusia

“Es una gran pérdida para el fútbol”

“Desde mi punto de vista, la renuncia de Blatter representa una gran pérdida para el mundo del futbol, y no creo esto porque Rusia haya ganado el privilegio de organizar la Copa del Mundo de 2018. Con Blatter, la FIFA se ha convertido en una organización eficiente y altamente rentable. Casi todos los eventos llevados a cabo por la organización son producidos al más alto nivel. Los principios del fútbol siempre han sido respetados, desprovisto de cualquier política.

Lo que es más, la FIFA de Blatter ha enfatizado el desarrollo del futbol alrededor del mundo. Los torneos son organizados en países que no tienen la riqueza de los más desarrollados, como Brasil y Sudáfrica. Blatter se mantuvo fiel a esa estrategia. Esto siempre ha provocado resentimiento en Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania. De hecho, la Copa Mundial de Catar es un desafío, pero también es parte de esta estrategia, de llevar el torneo más importante al mundo árabe.

Nosotros también respetamos a Blatter por las medidas que tomó en favor del desarrollo del ‘deporte rey’ en toda Rusia. La FIFA construyó 300 estadios en Rusia, construyó muchos centros de entrenamiento y durante muchos años ha estado apoyando a la Copa de la Comunidad de Estados Independientes. Sepp es un buen amigo del futbol ruso”.