Luego de terminar la competencia territorial del reality show “El Desafío" de Colombia, en donde salieron victoriosos los integrantes del equipo de los “Cocodrilos”, el "Tino" Asprilla, exfutbolista colombiano y Julián Arias, de los “Tigres”, protagonizaron un encontrón.

Julián, según sus compañeros, estaba furioso y no aceptó la derrota, en ese momento el "Tino" se le acercó y le ofreció un trago de agua a lo que él respondió: “Yo no recibo nada que venga de un negro”.

Por supuesto, el exjugador de fútbol se ofendió y le exigió una disculpa inmediata y aseguró que si no estuvieran en el reality lo golpearía.

Los compañeros de equipo del "Tino" lo apoyaron totalmente y aseguraron que no deberían permitir personas con actitudes racistas en el programa.