Chelsea venció 2-0 al Tottenham y se coronó como monarca de la Capital One, con lo que puso fin a cerca de dos años de sequía sin títulos. 

El polémico técnico José Mourinho, quien no había ganado ningún título en su segunda etapa con los Blues, festejó de una forma muy extrovertida. Incluso, se tiró al césped como parte de su alocada celebración. 

La temporada del equipo londinensea ha caminado de buena forma. Son líderes de la Premier League, ya se hicieron con la primera copa y tienen amplias posibilidades de avanzar a los cuartos de final de la Champions, pues en el partido de ida empataron 1-1 con el PSG, en un partido disputado en Francia. 

¿En verdad Mourinho celebró con tanta efusión el título de la copa doméstica, cuando ha levantado las Champions o solo fue irónico?