La deuda pendiente de Cristiano Ronaldo frente al sueño de Gareth Bale: los caminos de ambas estrellas se cruzarán en las semifinales de la Eurocopa Francia, un partido entre Portugal y Gales que no se entendería igual sin los dos cracks del Real Madrid sobre el césped.

El Grand Stade de Lyon entregará el primer billete para la final de la Eurocopa, un torneo al que Portugal y Gales llegaron fuera del grupo de favoritos. Que los lusos estén a las puertas de la final era comprensible, lo de los Dragones directamente es una sorpresa del todo inesperada para casi todos, ya que hacían su debut en el torneo. 

Portugal disputará su quinta semifinal europea, la tercera desde que Cristiano debutó en la selección, y Francia 2016 parece que es la última gran oportunidad para que el tres veces Balón de Oro consiga levantar un título con su país. Al Mundial de Rusia 2018 llegará ya 33 años.

Cristiano Ronaldo jugó y perdió la final de 2004 en Lisboa cuando tenía 19 años. Consiguió que su equipo volviera a semifinales en 2012, pero cayó ante la futura campeona España en la tanda de penales.

Ahora la selección está de nuevo en la ronda de los cuatro mejores y Cristiano Ronaldo cerca de batir un nueva marca: está a un gol de igualar el récord de tantos en la historia de la competición, los nueve que marcó Michel Platini.

Gales, por su parte, cuenta con un Gareth Bale en estado de gracia y que llevó a su selección las semifinales en su primera participación en la Eurocopa. Si alcanza la final será la primera debutante en hacerlo desde Alemania en 1972.

Bale no podrá contar para el duelo de mañana con su principal escudero, Aaron Ramsey, sancionado por doble amarilla y cuyo lugar lo ocupará presumiblemente Andy King, del Leicester.

Un duelo que tiene a dos compañeros del Real Madrid enfrentados como rivales y que seguramente tendrá emociones por montón.