Un total de 19 casos de dopaje se han registrado en los últimos 10 años en la Liga Nacional, una práctica que se ha vuelto recurrente entre los futbolistas, y que ahora ha alcanzado al campeón Antigua GFC.

Este martes trascendió que cinco de los ocho jugadores panzasverdes que fueron sometidos a los controles antidoping en las fases de semifinales y finales, habrían dado un resultado analítico adverso, lo que se espera sea confirmado por la Comisión Médica y la Comisión de Normalización de la Fedefut, en las próximas horas. 

Antigua puede perder puntos o sufrir anulación de resultados.

Los últimos casos colectivos que se registraron fueron en 2015 y 2011. El año pasado dieron positivo por dimetil butilamina, cuatro jugadores de Municipal, Marvin Ávila, Sergio Trujillo, Marco Tulio Ciani y Kevin Santamaría.

Antes, Comunicaciones registró tres casos en 2011, Marvin Ceballos, Adolfo Machado y Fredy Thompson dieron positivo por boldenona. El primer caso de dopaje se dio en 2005, con el jugador Mynor Dávila, entonces de Comunicaciones, a quien se le encontró la misma sustancia. 

Marvin Ávila.

Otros fueron los de David Espinoza, con Xelajú (boldenona) en 2007; Edward Santeliz (marihuana) y Jimmy Ozaeta (nandrolona), ambos con Jalapa en 2008; Diego Alfonso (testosterona) con Municipal en 2011), el mismo año dio positivo Byron Ramos (cocaína) de Xelajú.

En 2012 dieron positivo Franco Sosa (clembuterol) con Xelajú y Miguel Ángel Klée y César Méndez (clostebol) con Malacateco, además de Cristian Noriega (clembuterol) con Municipal. Mientras que en 2013 Rodrigo de León dio positivo por boldenona y Roberto Arias por clorestosterona, ambos jugadores del desaparecido Heredia. 

Pero otros deportes tampoco han estado al margen del dopaje, el año pasado la pesista quetzalteca Astrid Camposeco dio positivo a clembuterol y boldenona, y el ciclista Luis Danilo "el Zorro" Marroquín, por testosterona. En 2013, al corredor Jeremías Saloj se le encontró eritropoyetina.