Cinco jugadores de varios clubes de fútbol españoles -Real Betis, Osasuna de Pamplona y Espanyol de Barcelona- fueron imputados por un juez este viernes, sospechosos de estar implicados en un presunto caso de partidos amañados.

Se trata de Jorge Molina y Jordi Figueras, del Real Betis, del internacional Sergio García, capitán del Espanyol de Barcelona, de 'Patxi' Puñal, exjugador y antiguo capitán del Osasuna y de Antonio Amaya, exjugador del Betis y que juega en el Rayo Vallecano esta temporada, indicó a la AFP un portavoz del Tribunal Superior de Navarra (norte).

"Han declarado como imputados (...) por un presunto amaño de partidos", añadió esta fuente.

El juez encargado del caso ya detuvo el 7 de marzo al expresidente de Osasuna, Miguel Archanco, sospechoso de malversación de fondos y amaño de partidos. El juez fijó la fianza para su libertad en 500.000 euros (530.000 dólares), cantidad que Archanco pagó seguidamente.

Otro exdirigente del club, Jesús María Peralta, fue igualmente mandado a prisión. A los dos exdirectivos se les inculpa de "malversación de fondos", "falsedad documental" y de "corrupción de particulares", según el tribunal.

La investigación se inició tras una denuncia del propio club el 19 de febrero por la desaparición de al menos 2,4 millones de euros (2,6 millones de dólares). Miguel Archanco aún era el presidente del club la temporada pasada, cuando descendió a segunda división.

El juez también instruye una denuncia de la Liga de Fútbol Profesional por "malversación de fondos" y sospechas de amaño de partidos.

Según la prensa, se trataría de cuatro partidos jugados en el tramo final de la temporada 2013-2014, en los que el club navarro estaba luchando por la salvación.