Tras un 2014 de ensueño, Cristiano Ronaldo ha pasado por momentos difíciles en 2015. Al igual que el Real Madrid, el portugués ha sufrido una baja de juego que ha repercutido en la disminución de su cuota goleadora y que tiene que ver directamente con la crisis del conjunto merengue.

Desde que llegó a España en 2009, Cristiano ha marcado 294 goles con el Real Madrid y podrían ser más, pero algo lo ha evitado: el poste. En cinco años, el portugués ha estrellado sus disparos con el palo en cincuenta ocasiones, la última de ellas en el Clásico ante el Barcelona al rematar un centro de Karim Benzema.

En lo que va de 2015, el portugués ha marcado sólo seis goles (en la primera parte de la temporada consiguió 25 tantos) y en las últimas cinco semanas, el poste se ha interpuesto cuatro veces entre él y las anotaciones: ante Deportivo La Coruña, Elche, Levante y la ya citada ocasión ante el Barça, reportó el diario deportivo As.

Pero si algo ha influído también en su capacidad goleadora ha sido su falta de conexión con Gareth Bale. El portugués y el galés han protagonizado varios incidentes dentro de la cancha que dejan en evidencia que la relación entre ellos no es la mejor.

En repetidas ocasiones, Bale ha preferido terminar las jugadas por él mismo antes que servir a Cristiano, quien no ha tenido reparos en mostrar su molestia.