El Juzgado de Instrucción 5 de Barcelona acusó a Piqué de una falta contra el orden público de ofensas a los agentes de la autoridad el 13 de octubre de 2014.

El jugador tendrá que pagar una multa de 10 mil 500 según determinaron los jueces luego de la audiencia que se celebró el 19 de febrero y en la que no estuvo presente.

Durante el proceso, el policía que denunció a Piqué aseguró que éste le dijo "esta mlta la pagará tu padre", que le daba "asco" la Guardia Urbana y que los agentes son "unos muertos de hambre" y que "multan para cobrar una comisión".

El agente indicó que el incidente se produjo cuando se dirigió al auto de Piqué que tenía un rato parqueado en un área de circulación para ponerle una multa cuando el jugador se bajó del vehículo y comenzó a increparlo.

El abogado del zaguero leyó una carta en la que reconoció que su conducta fue "desafortunada" y que intentará "no repetir" esta conducta.

* Con información de agencias