Zlatan Ibrahimovic llegó a llamarse a sí mismo Jesucristo para tranquilizar la tensión que existía en el París Saint-Germain.

Así lo reveló su compañero en el conjunto galo, Marco Verratti, en una entrevista con la revista inglesa FourFourTwo.

"Nos preparábamos para jugar con el Lyon y el DT Carlo Ancelotti estaba un poco tenso. 'Ibra' se le acercó y le preguntó si creía en Jesucristo, a lo que el técnico contestó que si. 'Bien, pues lo tiene delante de usted, ya se puede calmar'", indicó Verratti.

El futbolista italiano aseguró que la autoestima y calidad con la que cuenta el jugador de la selección sueca los ha ayudado a ganar grandes títulos en los últimos años como las dos Ligue 1 de 2013 y 2014.