Apenas terminó el mercado de invierno y ya se habla de las joyas que podrían cambiar de club en la próxima temporada. Barcelona, imposibilitado para fichar en este año, ya piensa en los futbolistas que integrará a sus filas en 2016.

Los culés han puesto la mira en el merengue Isco. El español ha tenido actividad en los últimos partidos de los blancos, pero la recuperación de Luka Modric y una inminente llegada del alemán Marco Reus, lo relegarían de nuevo al banco.

Por eso no es descabellado que Isco deje el blanco y se pinte de blaugrana para la siguiente temporada.

Los culés, castigados por la FIFA con un año sin fichar por haber vulnerado las normas de fichajes de menores, tienen a otra joya que también se incorporaría para el próximo año.

Si no logran hacerse con el futbolista ibérico, optarían por el francés Paul Pogba, quien está considerado como una de las figuras más deseadas para el siguiente año.

El problema para fichar al hombre de la Juventus sería su acérrimo rival. Según el periódico español Mundo Deportivo, los merengues tienen una ligera ventaja ante los catalanes por la actuación de Zinedine Zidane, quien sería vital para que Pogba llegue a la Casa Blanca.