Para relajar a sus jugadores, el cuerpo técnico del Deportivo La Coruña, de la Liga española, le dio un giro al entrenamiento de este viernes, decidió cambiar el balón por la bicicleta, y aprovechó la mañana soleada para rodar por el paseo marítimo de la ciudad. 

Los blanquiazules se subieron a la bicicleta en el estadio de Riazor y, después de posar para los fotógrafos, el pelotón de 23 jugadores y el cuerpo técnico se dirigió primero hacia la zona de O Portiño para después emprender rumbo a la torre de Hércules. 

La actividad sirvió a los deportistas para desconectarse de la rutina en una semana sin liga por los compromisos de las distintas selecciones nacionales. "Viene bien para divertirnos un poco, para bromear y para salir un poco del tema del futbol", comentó el futbolista Fayçal Fajr.