Una camioneta Volskwagen modelo 1978 sirve como hogar para el pelotero de apenas 21 años quien debutó en las mayores la temporada anterior y busca hacerse con un espacio en la rotación de abridores de la novena de Toronto en 2015.

Norris firmó en forma reciente por US$2 millones y compró su camioneta por US$10 mil para "escaparse" de la olla de presión que le rodea en su profesión.

El zurdo se estaciona regularmente detrás de un supermercado en Florida y asegura que no cambiará esto "solo porque la gente crea que es raro. La única forma en la que tendré una gran temporada es empezarla en una forma feliz y equilibrada para seguis siendo yo. Me siento bien con esta aventura que vivo a diario".

"El beisbol es mi pasión número uno de toda la vida y lo que tenga que ver con la camioneta está bien pero es no hace menos importante el juego para mí", agrega Norris.

En su primera salida de la pretemporada, el lanzador, quien es considerado uno de los principales prospectos de la organización, cumplió con una actuación de una entrada y dos tercios en los que propinó dos ponches. Luego del juego de su equipo contra los Orioles de Baltimore volvió a su camioneta para descansar.

* Con información de agencias