Lionel Messi tuvo otra “obra de arte” ante el Athletic de Bilbao. El astro argentino desbordó por la banda derecha y se burló a todos los jugadores rivales para marcar un hermoso tanto que encaminó la victoria de su equipo en la Copa del Rey.

Esta joya de gol corona una temporada en la que el fútbol pudo recuperar la mejor versión de un Messi que sufrió de más en la pasada campaña, en la cual vivió una baja de juego considerable y que terminó sin títulos para él y su Barcelona.

¿Cuál fue la clave para que Messi lograra recuperarse a sí mismo de una temporada a otra? La respuesta es una baja de peso que fue provocado por una dieta severa a la cual fue impuesto el crack rosarino.

Según el periódico español “Marca”, Messi se puso en las manos de Giuliano Poser, un médico italiano, quien lo hizo perder de cuatro a cinco kilos esta temporada, y su efectividad lo convenció tanto, que la “Pulga” ya lo recomendó a otros argentinos como Luciano Vietto y su gran amigo, Sergio Agüero.

Consciente de que en 2014 su nivel bajó gracias a lesiones, malos hábitos y una mala racha, Leo se dedicó esta temporada a adelgazar y a trabajar su físico como otros futbolista del Barça: Jordi Alba, Gerrard Piqué o Claudio Bravo, quienes finalizaron la campaña con un nivel óptimo gracias a cambios en su alimentación.

Gracias a este régimen, tenemos a un Messi más veloz y también mucho más fuerte que en campañas anteriores lo que lo convierten en un “imparable” para cualquier defensa.