Su sueldo actual es de seis millones de euros, pero su objetivo es que le paguen 10, que actualmente cobra el galés Gareth Bale, el segundo jugador con más sueldo en la plantilla del Real Madrid, de lo contrario el defensa Sergio Ramos, puede marcharse a otro club.

Y es que el divorcio que existe entre el zaguero y el presidente del Madrid, Florentino Pérez es cada vez más evidente, debido a las pretensiones salariales de Ramos, quien no tiene prisa porque le quedan dos años de contrato y lo pretenden varios de los mejores clubes de Europa.

"Las relaciones de Ramos con el Real Madrid han quedado rotas. Están estancadas y va a ser casi imposible que haya un acuerdo entre el futbolista y el club. Le hicieron una primera llamada para hacerle una oferta que el camero consideró insuficiente y desestimó", opina Manolo Lama, de la radio Cope de Madrid, quien cuenta con fuentes allegadas al club.

Y es que la gota que rebalsó el vaso para el Real Madrid, es que René Ramos, hermano del futbolista "ha utilizado sus contactos para ofrecer a Sergio Ramos a los clubes con más recursos económicos incluidos algún candidato a la presidencia del Barcelona", publica diario "Sport", de España, que además indica que el Manchester United es uno de los equipos que quiere al defensa.