Si hay alguien que tiene toda la autoridad para hablar del Rally Dakar es Stéphane Peterhansel, ganador de 11 eventos de esta naturaleza, quien compite en el evento desde 1988.

El piloto francés se ha impuesto en seis ocasiones en motos y en cinco más venció en la modalidad de automóviles.

Su dominio ha estado vigente en los últimos tiempos. En los pasados tres Rallys Dakar coniguió dos títulos (2012 y 2013) y una segunda plaza en la competencia del año pasado y es el hombre que más veces se ha coronado en el rally que antes se corría en los desiertos de África y por séptima ocasión consecutiva se lleva a cabo en Sudámerica.

Metro charló en exclusiva con el piloto francés conocido como "Monsieur Dakar".

¿Qué te motiva a seguir corriendo después de haber ganado 11 Rallys Dakar?

- Me gusta la competición. Soy feliz manejando a grandes velocidades en el desierto.

¿Cómo ha evolucionado el Dakar desde que lo comenzaste a correr?

- Hay una gran diferencia. Antes era más largo, era complicado descansar. Ahora es más como un sprint largo, es más dinámico.

¿Por qué cambiaste de las motos a los autómoviles?

- Después de seis victorias en motos, quería descubrir nuevas experiencias y sentimientos en los autos.

¿Cómo describirías las carreras de las motos y las de autos?

- Es más peligroso en las motos, todos nos espantábamos antes de las carreras. El auto es más cómodo.

¿Qué es lo más complicado de correr el Dakar?

Es una larga carrera de nueve mil kilómetros que debes recorrer en dos semanas, en las que atraviesas tres países (Argentina, Chile y Bolivia). Debes prepararte mucho en tu condición física porque el carro es pequeño y las temperaturas alcanzan los 50º centígrados.

¿Cuáles son tus posibilidades de llevarte un Rally más en la edición 2014 ahora que corres para Peugeot?

- No será fácil, porque el equipo es joven y no tuvimos mucho tiempo de entrenar. Terminar el Dakar sería un buen resultado.

¿A tus 49 años has pensado en el retiro?

- No he pensado en el retiro aún. Manejaré este año y pensaré en esa situación después.

¿Cómo te visualizas en cinco años?

- Más gordo (risas). Seguiré pegado a las competencias, pero tal vez no como conductor, sino como entrenador. Fuera de las carreras espero recorrer diferentes países del mundo.