Satisfecho como entrenador y orgulloso como padre , así se siente el entrenador de la Selección Mayor Femenina, Benjamín Monterroso, que regresó ayer a Guatemala, después de haber logrado en Nicaragua, el pase al Preolímpico de la Concacaf, en el que la bicolor buscará su boleto a Rio, en febrero, en Texas Estados Unidos.

Tantos años de pasión por el futbol, ha tenido varias recompensas para “Mincho”, quien cuenta que no le gustaba el futbol femenino porque pensaba que “las mujeres no juegan a nada”; era su idea hasta que vio jugar a sus hijas Coralia y María Amanda, y le cambió la perspectiva.

Coralia, anotó uno de los goles con los que la selección venció 2-0 a El Salvador y logró su clasificación, antes, marcó en la derrota por 2-1 frente a Costa Rica.

Además de Guatemala, ya se clasificaron al preolímpico, Costa Rica, Estados Unidos y México; se unirán, t res de la eliminatoria del Caribe.

La selección que dirige Benjamín Monterroso obtuvo dos victorias, ante Nicaragua y El Salvador, en el Eliminatorio de Uncaf.

¿Cómo se siente por conseguir el pase al Preolímpico?

Satisfecho por la entrega de las jugadoras, logré que se compenetraran. Física y técnicamente tienen una gran capacidad, pero no basta tener estas bondades, se necesita unión de equipo, y creo que se formó un buen grupo, todas tiraban para el mismo lado y eso fue importante para la obtención de resultados.

¿Qué tan complicado fue el Eliminatorio de Uncaf?

Muy difícil por la calidad de equipos que compitieron. Costa Rica nos lleva varios pasos adelante y Nicaragua se preparó durante nueve meses para este torneo porque aspiraban a clasificarse, nos peleó demasiado. Además con El Salvador siempre ha existido rivalidad y tres de sus integrantes juegan en Guatemala y conocen a nuestras jugadoras.

¿Cómo vio al equipo?

Estuvo en un 90 por ciento, con una gran actitud, aunque con altibajos. Hubo varias que no rindieron al cien por ciento, por lesiones, pero se cumplieron las expectativas.

La selección que dirige Benjamín Monterroso obtuvo dos victorias, ante Nicaragua y El Salvador, en el Eliminatorio de Uncaf.

¿Qué línea debe reforzar?

El mediocampo, ahí tuvimos complicaciones por lesiones y necesitamos una reserva.

¿Cómo ve la siguiente fase?

Sería hermoso ir a unos Juegos Olímpicos, tuve esa dicha y se lo transmito a las jugadoras, es una de las cosas más bonitas que un deportista puede tener en su carrera, pero para eso tenemos que trabajar.

¿Y cuál es la estrategia?

Vamos a reestructurar el plan de trabajo, procuraremos entrenar por lo menos tres días a la semana y no dos como lo hemos hecho por circunstancias de estudios, trabajo y viajes de las jugadoras. Planeo hacer otro reclutamiento en los departamentos, lo hice en la etapa anterior y saqué algunas jugadoras que integraron este equipo. En Guatemala hay talento y quiero encontrar más para tener calidad de sobra.

¿Cuándo vuelven al trabajo?

Le daremos dos semanas a las jugadoras para que se desintoxiquen, que convivan con sus equipos y asistan a clases porque muchas se someterán a exámenes finales y algunas tenían permiso en su trabajo. La idea es que nos reunamos dentro de 15 días, porque necesitamos cumplir con las fases de entrenamiento.

La selección que dirige Benjamín Monterroso obtuvo dos victorias, ante Nicaragua y El Salvador, en el Eliminatorio de Uncaf.

¿Y cómo se siente porque una de sus hijas fue protagonista en el torneo?

Feliz. Regularmente quien hace los goles es María Amanda y ahora resultó que fue Coralia. En broma le dije que le tomara foto y pusiera en un marco, el boletín que envió la Uncaf, en el que aparecía como una de las goleadoras. Estoy satisfecho porque ellas se han esforzado y han tratado de hacer ver que no por llevar mi apellido están donde están, sino porque han demostrado talento.

¿Cómo se involucraron en el futbol?

Siempre me enfoqué en el futbol y ellas se daban cuenta, así que empezaron a jugar en el colegio desde pequeñas, siempre integraban los equipos femeninos y el profesor de ellas siempre me decía que las fuera a ver, pero yo no las apoyaba porque tenía el concepto de que las mujeres no juegan a nada, pero al fin me convenció y decidí ir a verlas y me di cuenta que tenían condiciones y las apoyé.

¿Y cuál es su perspectiva ahora?

Me enamoré del futbol femenino y creo que puede haber un gran desarrollo.