Un terremoto sacudió los cimientos de la FIFA este miércoles con la detención en Zúrich, a petición de las autoridades estadounidenses, de siete responsables sospechosos de corrupción, entre ellos cinco latinoamericanos, a dos días de la elección para la presidencia, donde Joseph Blatter buscará su quinto mandato.

Según las autoridades suizas, los siete responsables son sospechosos de haber aceptado sobornos de varios millones de dólares desde los años noventa hasta ahora.

Los siete detenidos son:

- Jeffrey Webb (Islas Caimán), vicepresidente de la FIFA y presidente de la CONCACAF

- Eduardo Li (Costa Rica), miembro de los comités ejecutivos de la FIFA y de la CONCACAF

- Julio Rocha (Nicaragua), encargado del desarrollo en la FIFA 

- Costas Takkas (Gran Bretaña), adjunto al gabinete del presidente de la CONCACAF

- Eugenio Figueredo (Uruguay), actual vicepresidente de la FIFA por la Conmebol 

- Rafael Esquivel (Venezuela), miembro ejecutivo de la Conmebol

- José María Marín (Brasil), miembro del comité de organización de la FIFA para los Juegos Olímpicos.

El Departamento de Justicia imputó por corrupción a nueve miembros de la FIFA y cinco ejecutivos de marketing deportivo, por hechos ocurridos en los 24 últimos años, anunció el ministerio estadounidense este miércoles.