Cabizbajos y sin ánimos de enfrentar a los periodistas, así salieron del aeropuerto La Aurora, los integrantes del cuerpo técnico y jugadores de la Selección Nacional, que regresaron después del fracaso de no haberse clasificado a los cuartos de final de la Copa de Oro. 

Muchos de los futbolistas prefirieron no dar declaraciones, mientras que el seleccionador Iván Franco Sopegno, que vio interrumpido su paso por la prensa, no tuvo más opción que hablar. 

Jorge Aparicio y Jairo Arreola, al momento de arribar en el Aeropuerto La Aurora.

"La Federación (de Futbol) ha invitado a técnicos importantes y han dicho que no les interesa dirigir a Guatemala. Que nos tengan paciencia, como la ha tenido mucha gente", fueron las declaraciones de Sopegno, al ser cuestionado acerca de qué piensa sobre la molestia y tristeza de la afición, por la eliminación del torneo de Concacaf. 

"Estamos molestos y nos tomaremos unos días. No hablo de renunciar, cuando sepa que estoy presionado y no tengo solución, lo digo. Ahora debo sacar conclusiones, en cuánto a qué me conviene y qué no. Los problemas (en Guatemala) son de hace 50 años, yo asumí la responsabilidad hace un año, tengo 10 partidos oficiales, cinco ganados, tres perdidos y dos empatados", continuó Sopegno. 

Guatemala no pudo superar la ronda de grupos en la Copa de Oro.

"Me comprometí para la eliminatoria y si no me quiere la Federación (de Futbol) no importa, me retiro. Por lo pronto creo tener los argumentos como para poder seguir peleando", agregó.

Sobre la derrota ante Cuba, expresó: "A veces hay errores de planteamientos y a veces individuales, nos afectó la imprecisión y el cansancio; utilice un equipo que volvería a poner, el que hizo un partido brillante ante México, solo toqué a dos jugadores, a Moisés Hernández porque estaba agotado y si lo entrego lesionado no me lo vuelve a dar el Dallas, y a "el Moyo" (José Contreras), suspendido.

También agregó que las dificultades con los equipos caribeños es porque "tienen mejores instalaciones, genética, capacidad y velocidad", y que le ha costado encontrar recambios en puestos claves.