El Santos publicó un documento en el que señala al Barcelona de haber incumplido el contrato por el traspaso de Neymar al haberle negado un pago de 2 millones de euros luego de que este fue nominado entre los finalistas por el Balón de Oro.

El cuadro azulgrana comunicó días atrás su negativa a cancelar este monto luego de varias irregularidades como la falta de un recibo fiscal, argumentos que el Santos calificó como una "cortina de humo" y como un motivo de una posible demanda en los tribunales.

El Barcelona fundamenta su defensa en la demanda de arbitraje que presentó el Santos ante la FIFA en la que reclama una cantidad superior a los 17 millones de euros que recibió del cuadro azulgrana por la operación al considerarse como una única entidad que legítimamente puede recibir dinero de un traspaso que pudo haber alcanzado los 80 millones, de los cuales gran parte terminó en manos de los intermediarios.