El equipo blanco se ejercitó por la tarde en sus instalaciones de Valdebebas y después se dirigió al aeropuerto de Madrid -Barajas, donde tomó un avión de la compañía Iberia con destino a Rabat, donde se alojó en un lujoso hotel de la ciudad, frente al que le esperaban bajo la lluvia unas decenas de aficionados.

"El Real Madrid ya está en Rabat. Los blancos, que disputarán este martes la semifinal del Mundial de Clubes frente al Cruz Azul mexicano, partieron de la Ciudad Real Madrid a la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas. Desde allí pusieron rumbo a la capital de Marruecos tras un vuelo de algo más de hora y media", explicó el club en su página web poco después de la llegada.

Los jugadores publicaron en las redes sociales fotografías antes de tomar el avión, como el brasileño Marcelo, que posó sonriente junto al mexicano Javier Hernández, el costarricense Keylor Navas y los portugueses Cristiano Ronaldo, Pepe y Fabio Coentrao.

El plantel viajó al completo, salvo el croata Luka Modric, lesionado el pasado mes y que no jugará en lo que queda de año.

Estuvieron en el viaje el colombiano James Rodríguez y el alemán Sami Khedira, que se están recuperando de sendos problemas físicos.

Los campeones de Europa tenían previsto quedarse tres noches en Rabat, pero finalmente sólo estarán una, ya que el partido que debía jugar el martes ante Cruz Azul fue desplazado a Marrakech, debido al mal estado del césped del estadio Prince Moulay Abdellah de la capital.

El club merengue mantuvo en su agenda la conferencia de prensa y el entrenamiento del lunes en Rabat, pero después de ello emprenderán viaje a Marrakech, una ciudad del sur de Marruecos situada a más de trescientos kilómetros.