Después de su reciente conquista, el Mundial de Clubes y de disfrutar de un leve descanso por la Navidad, el Real Madrid volvió este día a los entrenamientos ante la mirada de aproximadamente seis mil aficionados que se instalaron en el estadio Alfredo Di Stéfano, en la segunda sesión de trabajo del equipo.

Este fue el último entrenamiento del año para los merengues, que partirán este lunes a Dubai donde el martes jugarán un amistoso contra el Milan.