El piloto francés de Fórmula 1

Jules Bianchi, quien sufrió un grave accidente el 5 de octubre en el Gran Premio de Japón, salió del coma inducido en el que se encontraba y fue trasladado a Francia, a un hospital de Niza, anunció su familia este miércoles en un comunicado.

" Jules salió del coma artificial en el que había quedado desde poco después del accidente, pero sigue inconsciente. Respira sin asistencia y sus constantes vitales están estables, pero su estado sigue siendo crítico", escribió la familia de Bianchi en el texto, precisando que estaba ingresado en el hospital de Niza "desde hace poco tiempo".