El Real Madrid, líder del campeonato español, se medirá contra el Almería, en la apertura de la jornada 15, con la oportunidad de sumar su vigésima victoria consecutiva en todas las competencias y hacer los últimos ajustes antes de viajar a Marruecos para participar en la cita mundialista.

Sobre el papel, el último partido liguero de los blancos antes del descanso navideño no debería suponer muchos problemas.

El Madrid parece imbatible desde hace semanas y el Almería, por el contrario, está al borde de los puestos de descenso y acaba de cesar a su entrenador Francisco Rodríguez, luego de la derrota contra (2-5) el Éibar.

Pero ir al estadio de los Juegos del Mediterráneo no es siempre fácil y el Barcelona, segundo de la clasificación (34 puntos), a dos unidades del Madrid (36), puede dar fe. A principios de noviembre, los azulgranas solo ganaron gracias a la inspiración del uruguayo Luis Suárez, que dio dos asistencias en el 2-1 final.

El entrenador madridista, Carlo Ancelotti, no es ingenuo. Reconoce el buen momento de su equipo, pero también sabe que podría lamentar en el futuro dejarse puntos contra un rival de la parte baja de la tabla.

“Todo va bien, el momento es bueno y debemos trabajar para que continúe”, explicó luego de la goleada (4-0) contra el Ludogorets en la Liga de Campeones, que le permitió al equipo establecer un nuevo récord de victorias consecutivas para un club español (19).