En apenas unos meses, el joven noruego Martin Ødegaard ha pasado de ser un adolescente desconocido a ser la gran esperanza del fútbol de su país y, desde este jueves, del Real Madrid, que ha fichado a este "niño prodigio" de 16 años para que sea su estrella en el futuro.

Bayern de Múnich, Arsenal, Barcelona, Liverpool, Ajax... Muchos fueron los nombres que sonaron para hacerse con sus servicios, pero después de un estudio concienzudo y reposado de qué club ofrecía mejores perspectivas, Ødegaard y su familia optaron por la oferta del Real Madrid.

La apuesta del equipo de la capital española es arriesgada porque se trata de un fichaje pensando en un medio o largo plazo, confiando en que Ødegaard siga evolucionando en la buena dirección.

Hasta el momento, este joven talento, que cumplió 16 años el 17 de diciembre, ha deslumbrado a todos. En abril pasó a formar parte del primer plantel del Strømsgodset de su país, y se convirtió a los 15 años en el jugador más joven en participar en la primera división noruega.

Un mes más tarde batió el récord de goleador más joven en ese campeonato.

En 23 partidos con su club ha firmado 5 dianas y ha dado 7 asistencias.

Su calidad ha dado la vuelta al mundo, como los vídeos que le muestran haciendo regates espectaculares, lo que ha catapultado su fama internacional y ha hecho que los más grandes se peleen por su fichaje.

Según la prensa, Zinedine Zidane tuvo un papel determinante para convencer al joven escandinavo de unirse al Real Madrid, donde empezará a las órdenes del francés, entrenador del equipo B de los "merengues", en la tercera categoría del fútbol español (Segunda División B).

Todo ello con la perspectiva de poder pasar pronto al primer equipo, con la constelación de estrellas del vestuario blanco.